fbpx

9 MITOS FALSOS SOBRE LA ENERGÍA SOLAR FOTOVOLTAICA

En la época en la que vivimos, abundante de información y plagada de fake news, es casi una obligación que nos tomemos el tiempo de desmentir un buen número de mitos, incorrecciones y medias verdades relacionadas con la energía solar fotovoltaica. Este artículo sirve para eso. Léelo y tendrás una imagen fidedigna de la realidad de esta tecnología que es el presente y el futuro de nuestra energía.

 

Instalar paneles solares supone mucho gasto y no es rentable

Falso.

Claro está que el desembolso inicial que supone una instalación solar de placas solares puede en ocasiones ser elevado, pero todo va a depender siempre de las necesidades de electricidad que queramos cubrir con nuestra instalación, que es lo que determinará las dimensiones de la misma. Dicho esto, es importante que cambiemos la percepción sobre un aspecto fundamental,  y es que cualquier desembolso que realicemos en tecnología fotovoltaica no es un simple gasto sino una inversión. Una instalación de paneles solares nos ayudará a ahorrar una parte importante de nuestra factura de la luz –entre el 40 y 45% según el tipo de instalación- durante periodos de hasta 25 años, que es la vida útil habitual de los paneles solares. Es decir, al contrario que arreglar la valla del jardín o cambiar el mobiliario de la cocina, una instalación fotovoltaica generará beneficio económico neto para nuestro bolsillo desde el primer día. Y una vez hayas amortizado los equipos –normalmente en menos de 10 años- aún gozarás de este ahorro en tu factura de la luz durante al menos 15 años más. Añádele a esto la drástica bajada de los precios de los equipos en los últimos años, que el gobierno acaba de establecer un sistema que te compensará por la energía que te sobre, las subvenciones a las que tienes derecho por invertir en renovables y que el hecho de contar con una instalación fotovoltaica aumenta el precio de tu inmueble… y bueno, seguro que ya te habrás dado cuenta de que es difícil encontrar un producto con mejor calidad precio.

Las placas solares sólo funcionan si hay sol y hace calor

Falso.

Lógicamente, las placas solares ofrecen mayor rendimiento en días de mucho sol pero son perfectamente capaces de generar energía incluso si está tan nublado que ni siquiera puedes ver el astro rey. En cuanto al frío, al contrario de lo que puedas pensar, la conductividad de la energía es mejor en temperaturas bajas que en días de calor. Digamos que el día ideal para tus paneles es un día frío pero soleado. Ten en cuenta que es la radiación solar y no tanto el calor y la temperatura, lo que genera energía fotovoltaica. En cualquier caso, y aunque registre variaciones, tus paneles funcionarán haga más o menos sol, más o menos temperatura. Si esto no fuera así, no se darían casos tan interesantes como el de Alemania. Está lejos de ser el país que más horas de luz disfruta al año y, sin embargo, registra hoy en día una de las producciones de energía fotovoltaica más altas del planeta.

Podrías preguntarte ¿y durante la noche? Pues bien, durante la noche los paneles fotovoltaicos efectivamente no producen energía pero eso tampoco es un problema si cuentas con un sistema de almacenamiento en baterías. La energía que producen tus paneles solares durante el día puede almacenarse ellas para que durante la noche hagas uso también de la energía solar para cubrir tus necesidades de electricidad.

Pasarse a la energía solar significa dejar la red eléctrica de siempre

Falso.

Instalar un sistema de paneles solares en tu casa o en tu negocio no significa tener que desconectarte completamente de la red eléctrica convencional. Puedes hacerlo, desde luego, pero por lo general, la mayoría de las instalaciones están destinadas, simplemente, a depender menos de la red eléctrica sin abandonarla del todo, lo de se denomina autoconsumo fotovoltaico.

Vamos a detenernos en este concepto de instalación de autoconsumo y comparemoslo con otro, el de instalación solar aislada. Ambos conforman las dos modalidades que hay de instalación fotovoltaica.

En una instalación de autoconsumo, el objetivo no es desconectarse totalmente de la red sino, simplemente, depender menos de ella. Esto se consigue cubriendo parte de nuestras necesidades de electricidad con la energía producida por nuestros paneles solares. En otras palabras, mientras nos sirvamos de la energía que produzcan nuestros paneles, no tenemos que usar la red eléctrica y, por tanto, no agrandamos nuestra factura de la luz. En el caso en que necesitemos electricidad que nuestro paneles no llegan a cubrir, acudimos a la red convencional, así de sencillo. Las principales motivaciones de quienes optan por este tipo de instalación son el ahorro en la factura de la luz, una mayor independencia de cara a los vaivenes de precios de las compañías eléctricas y, por supuesto, reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

Por su parte, una instalación solar aislada de la red eléctrica sí supone desconectarnos completamente de la red y ser 100% autosuficientes y 0% contaminantes. Aquí no hay conexión física con la red, lo que hace imprescindible contar con un buen sistema de baterías porque no tendremos la opción de recurrir a ella si nos hiciera falta. Sea como fuere, la opción por una instalación aislada de la red eléctrica es una decisión personal del consumidor (por motivos medioambientales, por ahorro, por tener el inmueble en una localización remota…), no una obligación. Si te interesa conocer más sobre la modalidad de instalación aislada, no te pierdas este artículo en el que explicamos como desconectarte de la red eléctrica.

Los paneles solares no son eficientes

Falso.

Quizá hayas oído o leído comentar que los paneles solares fotovoltaicos son poco eficientes. Para entender por qué esta afirmación es falsa empecemos, antes que nada, por definir qué significa “eficiencia” en lenguaje fotovoltaico.

Las placas solares son muy eficientes siendo 25º la temperatura más optima para la producción Clic para tuitear

Pese a lo que pueda parecer, no toda la luz solar que incide sobre una placa solar se convierte realmente en electricidad, sino sólo un porcentaje. Lógicamente, cuanto mayor sea este porcentaje de eficiencia, mayor será la potencia del panel y, por tanto su rendimiento, que es lo que al final nos interesa de cara al ahorro en nuestra factura de la luz. A simple vista, los porcentajes de eficiencia que ofrecen la mayoría de fabricantes pueden parecer insuficientes -no suelen pasar de entre un 15% y un 22% en los mejores casos- pero no te preocupes. Simplemente, la ciencia llega hasta ahí: ni siquiera en experimentos de laboratorio ese porcentaje suele superar el 24%. En cualquier caso, estos porcentajes, aunque puedan parecer pequeños, van de sobra para cubrir las necesidades eléctricas de un hogar o una empresa, sea cual sea su tamaño. Apréndelo todo sobre la eficiencia y la calidad de los paneles solares en este artículo de nuestro blog.

Los paneles solares harán que mi tejado quede feo

Falso.

Sobre gustos no hay nada escrito, desde luego, pero sí te podemos asegurar una cosa: todos los fabricantes sin excepción están apostando claramente por producir instalaciones fotovoltaicas cada vez más estéticas e integradas en residencias y edificios. Este esfuerzo ha hecho aparecer un nuevo escenario en el que se libra una suerte de “batalla por la belleza fotovoltaica”. Un escenario de esa batalla es la adaptabilidad de las instalaciones a las estructuras arquitectónicas como tejados y cubiertas. Aquí puedes encontrar desde estructuras coplanares que se “pegan” al tejado, acoplándose perfectamente a la inclinación natural de los tejados y pasar desapercibidas a elementos tan “de camuflaje” como las tejas solares, idénticas a las convencionales pero con capacidad de producir energía solar. La tecnología de los propios paneles también está en plena búsqueda de la estética y ya puedes encontrarlos en distintos colores e incluso con diseños creados con impresión cerámica. Finalmente, algunos de los elementos más toscos de cualquier instalación, como es el caso de las baterías, se presentan hoy con diseños futuristas que casi te hacen sentir ganas de ponerlos en tu salón. Si quieres saber más sobre este tema, no te pierdas este artículo de nuestro blog sobre estética fotovoltaica .

Los paneles solares son difíciles de instalar y difíciles de mantener

Falso.

Vaya por delante que, como es lógico, el tiempo de montar una instalación de paneles solares está directamente relacionado con las dimensiones de la instalación. Más grande, más tiempo. Esto parece lógico, no? Dicho esto, a no ser que la instalación sea para una empresa grande que necesite cientos de paneles y un gran sistema de almacenamiento de baterías, lo habitual es que el proceso no tome más de unos pocos días en realizarse.  Además, al estar ubicados los paneles generalmente sobre la cubierta de casas, naves y edificios, la instalación no suele suponer una alteración notable del día a día de los que viven y trabajan en el inmueble. Vamos, pan comido.

Un resumen rápido de cómo se desarrolla una instalación fotovoltaica:

1 – Tu servicio de instalación comenzará asegurándose de que la cubierta del inmueble está en las condiciones óptimas para realizar la instalación solar.

2 – Seguidamente, se colocará el cableado y los soportes donde descansarán tus paneles. Estos últimos son las únicas piezas que irán ancladas a la cubierta de tu inmueble. No te preocupes, la estructura no dañará en ningún caso tu cubierta.

3 – Con la estructura para placas solares bien fija, es momento de colocar los paneles.

4 – Al final del proceso, es momento de conectar los paneles al inversor que, por lo general, necesitará de un espacio propio donde colocarlo con las adecuadas protecciones y medidas de seguridad.

5 – De necesitar un sistema de baterías solares, lo normal es que éstas vayan también en el mismo espacio del inversor.

En cuanto al mantenimiento, éste apenas te va suponer esfuerzo más allá de la revisión que por ley ha de hacerse anualmente. Los fabricantes no te ofrecerían 25 años de garantía si no se fiaran de la durabilidad de sus equipos, verdad?. Para empezar porque, al no contar con piezas móviles, las instalaciones fotovoltaicas apenas dan problemas El propio viento y la lluvia ayudan a mantener los paneles limpios y todos los componentes son extraordinariamente resistentes a la climatología. Incluso los elementos más sensibles de las instalaciones –las baterías- son cada vez más autónomas y requieren poco mantenimiento, en especial si optas por baterías de litio.

Para tu tranquilidad, la mayoría de sistemas nuevos incorporan una sencilla aplicación para móvil donde puedes hacer seguimiento de cómo están funcionando tus paneles y de si hay algún problema. Tú tienes el control.

Los paneles no son tan verdes: al final de su vida útil contaminan el ambiente.

Falso.

Los paneles solares se pueden reciclar casi al completo (85-90%) ya que los materiales con los que están fabricados –principalmente vidrio (75%) y aluminio (9%)- son fácilmente reutilizables. Otros componentes que integran el panel incluyen el silicio (3%), cobre (1%), plata (0,16%) y una serie de polímeros que comprenden el 16% restante.

Desde la llegada del Real Decreto 110/2015 en febrero de 2015 a nuestro país, se establece por ley la obligatoriedad de reciclar los materiales fotovoltaicos. Y esta es la parte buena: tal como ocurre a nivel europeo, es sobre los fabricantes e importadores de módulos fotovoltaicos sobre los que descansa la obligatoriedad de recoger y procesar adecuadamente los materiales al final de su periodo operativo. No está mal, eh?

Las baterías son una categoría un poco especial, ya que unas son más verdes que otras. A día de hoy, en torno al 90 95% de las baterías que se reciclan son de plomo-ácido (pueden reciclarse casi al 100%!). La nueva generación de baterías de litio que está destinada a hacerse con el mercado, sin embargo, sí son menos verdes. De hecho, sólo se recicla hoy en día alrededor de un 5% de estos dispositivos. Eso sí, las baterías de litio compensan sus bajos índices de reciclado con las virtudes propias del producto, entre ellas su mayor durabilidad, con una vida útil que puede alcanzar los 11-15 años.

La energía solar aún no está del todo desarrollada así que mejor esperar y ver.

Falso.

O quizá no tanto falso como “mal consejo”. La tecnología fotovoltaica se usa ya hoy en día en multitud de aplicaciones de todo tipo, desde el uso residencial a la agricultura o los viajes espaciales. ¿Hay que seguir trabajando para desarrollar aspectos como la eficiencia o el reciclaje de algunos de sus elementos? Pues sí, pero si lo piensas bien, esto pasa con cualquier tecnología.

Una instalación bien dimensionada de paneles solares en tu hogar o en tu negocio te permite ya ahorrar una buena parte de tu factura de la luz, ser independiente de las grandes conglomerados empresariales de la energía y cubrir tus necesidades de electricidad y calefacción sin emitir un solo gramo de CO2 a la atmósfera. Puedes esperar pero nuestro consejo es que, cuanto antes te montes al carro del futuro, antes empezarás a disfrutar de sus ventajas.

El gobierno te paga tus paneles solares

Falso (¡ya nos gustaría!)

No, el gobierno no va a pagarte tus paneles solares. Ahora bien, existen un buen número de mecanismos públicos que pueden conseguir que la inversión en tu instalación fotovoltaica sea mucho, mucho más llevadera.  Para empezar, gracias a la nueva normativa de autoconsumo fotovoltaico, no tendrás que pagar ninguna tasa ni ningún impuesto por producir tu propia energía. Si eres un recién llegado a esto, quizá digas “hombre, pues claro!” pero ten en cuenta que hasta hace sólo unos meses, lo habitual era tener que pagar impuestos por hacerlo. Es el llamado “impuesto al sol”, que ya es historia.

De hecho, la nueva normativa que entró en vigor el pasado abril ha abierto un escenario nuevo donde no sólo no existen tasas al autoconsumo fotovoltaico, sino que se fomenta la actividad. Los mecanismos son diversos pero normalmente toman la forma de ayudas a la inversión que ofrecen los gobiernos regionales a usuarios particulares y empresas -y que pueden llegar a cubrir en ocasiones el 80-90% de la inversión!- o de ventajas fiscales en impuestos como el IBI o el ICIO.

Por supuesto, no hay que olvidar el recién inaugurado sistema de retribución por excedente de producción, que te compensará cuando viertas a la red eléctrica convencional aquella energía que producen tus paneles y que tú no necesites. El mecanismo está aún por pulir pero en este artículo sobre el balance neto te explicamos cómo funciona.

Cuando se trata de proyectos de instalación fotovoltaica, contar con Cambio Energético es siempre tu mejor opción

Verdadero!

Aquí arriba hemos desmentido algunos de los rumores más habituales relacionados con la energía fotovoltaica pero si estás pensando en instalar en casa paneles solares, será más que comprensible que sigas teniendo cosas por preguntar. Por eso, te invitamos a que contactes con nosotros. Te asesoraremos sin compromiso y te ayudaremos a perfilar tu proyecto para que se ajuste perfectamente a tus necesidades y a tu presupuesto.

Content retrieved from: https://www.cambioenergetico.com/blog/9-mitos-energia-solar/.

Add Comment